domingo, 4 de enero de 2009

A media tierra

Toda la luz se me ha colado por la ventana,
Que me he deslumbrado mientras intentaba detener a mi alma que ha huido.

Para comprender ya no me basta la distancia,
se han echado a correr mis ojos y ya no te veo.
Hoy que quise desplomarme, amanecer vacío,
clavar un nudo en la sien y terminar herido,

Si yo huyo, dejaría de ser tu habitante,
serías sombra sin dueño, olvido exiliado, océano enmudecido.
Si yo huyo, cianuro lloverá del cielo
y la tierra se convertirá en salitre.

Y yo, remedio contra el desvelo,
escarabajo extraditado,
dictador de humor raquítico,
repelente básico de las seriedades.

Hoy que rompí en palabras,
Que me resquebrajé en distancias,
que extravié mi piel y encendí al silencio.
Hoy que de mi no sé ni quién soy.

Y no me encuentro,
ya no me sé ni mío como cuando era tuyo;
el principito se ahogó,
el héroe se desplomó,
hoy no queda más del cuento.

3 comentarios:

Jane Eyre dijo...

Hola!... yo he decidido leer un post tuyo diario, este primero déjame decirte que está para leerlo aun mas & seguir sorprendiéndome. Gracias por tus letras.

con cariño,
rC

Anónimo dijo...

No decías nada especial, solo me invitabas a ti,
a degustar tu silencio, para poder entenderlo todo,
como una conversación sin pruebas de que sucede,
nada tuve todo el tiempo, hasta que tú lo fuiste todo.

Asderel

Baracunatana dijo...

Asderel,
Nuevamente, ¿Quién eres?
Estoy autorizando todo... no me hagas volver a restringirlos.