domingo, 28 de mayo de 2006

Confesiones insolutas

Que pasa cuando decides que no es suficıente?

Pretender rozar el cielo con unos pies que al final resultan no ser propios, acarıcıar el eterno de un rostro sin forma defiınıda en absoluto.

El rostro nunca es mio... la ausencia es lo que se ama cuando la presencia se dedica a carcomer el presente. La ausencia te hace razonar mas alla de cualquier mentalidad retractil (odio este teclado sin acentos)...

La distancia me hace extranar... deseo volver.

3 comentarios:

¿hace falta? dijo...

Vuelve...

campaanita dijo...

Despues de leer durante tanto tiempo tu blog, a veces tenemos la necesidad de verte de nuevo con esos angulos que no te conocemos cuando estas demasiado sencible o no es cierto? ya regresa..... te esperamos.

Baracunatana dijo...

La sensibilidad es arma de doble filo, pesa mucho... y 'hace falta?' por favor quıtate la mascara...